mundo Global (Español)  [Cambiar]

La factura electrónica ahorró 458 millones a las empresas entre enero y junio de 2013

esMadrid, febrero de 2014

El Economista
Recientemente se iniciaron los trabajos para incorporar el criterio de caja en el IVA a este formato.

De enero a junio de 2013 las empresas españolas generaron más de 59 millones de facturas electrónicas, que les permitieron ahorrar un total de 458 millones de euros y más de 250.000 horas de trabajo. La cantidad contrasta con los 56 millones de documentos digitales que se emplearon a lo largo de 2012 (supone, de hecho un 5,2 por ciento de aumento en la facturación electrónica en apenas seis meses). Así se desprende del informe La factura electrónica en España 2012-2013, al que ha tenido acceso el Economista.

Los datos cobran especial importancia si tenemos en cuenta que, según datos del InstitutoNacional de Estadística (INE), en ese mismo periodo el número de empresas se ha reducido un 1,84 por ciento, por lo que menos compañías han incrementado el uso de este sistema.

El documento, que ha sido elaborado por SERES, líder europeo en este mercado, constata que el sector de la facturación digital gana terreno por tercer año consecutivo, en un momento clave. El pasado 19 de diciembre, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó la Ley de Impulso a la Factura Electrónica y la creación del registro contable de facturas en el Sector Público.

Su objetivo es poner coto a la morosidad de las Administraciones con sus proveedores, tomando como indicador el "periodo medio de pagos", que permitirá conocer el volumen de deuda comercial de las AAPP, y que, como ha venido defendiendo en numerosas ocasiones el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aspira a promover un cambio radical en la cultura del pago en nuestro país, "el fin de las facturas en el cajón".

La 'eFactura' y el IVA de caja
A partir de enero de 2015 la factura electrónica será de uso obligado entre las Administraciones y sus proveedores. Alberto Redondo, director de Marketing de SERES para Iberia y Latinoamérica, explica que los contactos con el Gobierno son continuos en este periodo de transición. Recientemente, por ejemplo, se han puesto en marcha los trabajos para incorporar al formato digital los cambios que supone la incorporación del criterio de caja en el pago del IVA (que autónomos y pymes sólo tendrán que abonar cuando efectivamente han cobrado esa factura). El objetivo es que el formato sea uniforme y no dé problemas a los proveedores cuando vayan a emitir sus facturas. Además, a mediados de febrero Red.es lanzará el soporte de ayuda a los proveedores, con un teléfono para que quienes lo deseen puedan informarse sobre los pasos necesarios a seguir y el impacto que este sistema puede tener en sus negocios. El ahorro medio de una factura electrónica respecto a la tradicional de papel es de 4,95 euros en su recepción y de 2,82 euros en la emisión.

130.000 empresas
A lo largo del primer semestre, 130.000 empresas recibieron y emitieron facturas digitales, lo que implica que solo en primera mitad del año pasado su uso aumentó más del 10 por ciento en relación al ejercicio previo (en 2012 las empresas españolas emplearon un total de 120.000 de estas facturas).

Por comunidades autónomas, Madrid y Cataluña siguen liderando la implantación y uso de esta tecnología, tanto en lo relativo al volumen de documentos, como a número de empresas (ver gráfico), sin embargo su participación en el mercado se reduce, lo que indica que otras regiones van a ganando peso.

20140203-Estudio Factura Electronica Espania-2013-2012-El Economista

Redondo incide en que el aumento que va registrándose en provincias como Guadalajara, Cádiz o Córdoba, en lo relativo al volumen de documentos emitidos, tiene un doble valor. Incluso en Pontevedra y Las Palmas, aquellas en las que más aumenta porcentualmente la incorporación de la factura electrónica.

Cataluña ha sido una autonomía en el que la factura electrónica ha tenido un desarrollo muy temprano. De hecho, sectores como el farmacéutico o el retail han sido pioneros en este campo.

Pequeña empresa de servicios
Por sectores de actividad, los servicios siguen liderando el uso de este tipo de factura, que han incorporado el 56,38 por ciento de las compañías encuestadas por SERES (más del 35 por ciento del total). En el caso de la industria ese porcentaje se sitúa en el 39,55 por ciento, mientras que apenas representa un 2,15 por ciento.

Por tamaño, un 36,33 por ciento de las empresas pequeñas y un 30,78 por ciento de las micro empresas han digitalizado sus facturas en el primer semestre de 2013, frente al 12,32 por ciento de las grandes compañías. Con todo, la crisis y la falta de acceso al crédito han provocado la desaparición de un buen número de micro empresas y esto se ha traducido en una caída de casi cinco puntos en el empleo de la facturación digital en ese ámbito entre 2012 y 2013.

En el sector de la facturación digital ven muy probable que, una vez que este documento electrónico se haya incorporado por completo al sector público, el Ejecutivo amplíe la obligatoriedad de digitalizar todas las facturas (y no solo aquellas cuyo importe sea superior a 5.000 euros).

pdfEstudio Factura Electronica España - 2013-2012 - El Economista